La Lavadora

La lavadora es un electrodoméstico con una potencia eléctrica importante (normalmente, de unos 2.000 W). Cuando se utilice la lavadora con un programa de agua caliente se debe tener la precaución de no utilizar demasiados electrodomésticos a la vez para que el Interruptor de Control de Potencia no salte.

El etiquetado energético de las lavadoras da información sobre: ​​los niveles de eficiencia del lavado; la eficacia del centrifugado y el secado por separado (en el caso de los equipos combi); el consumo de agua; el ruido (tanto en el centrifugado como en el lavado); la velocidad del centrifugado (si es elevada proporciona un secado más rápido pero a la vez consume más energía), y el consumo de energía por ciclo.

Recomanaciones para ahorrar electricidad

  • Siempre que se pueda, hay que lavar en frío. La lavadora, después del frigorífico y / o congelador es el electrodoméstico que más energía consume. El 90% de la energía que utiliza la lavadora es para calentar el agua; es decir, con un programa a 90 ºC se consume 4 veces más energía que con un programa a 40 ºC.
  • Se debe aprovechar al máximo la capacidad de la lavadora y procurar que trabaje siempre a carga completa. De todos modos, hay lavadoras con programas de media carga, que reducen el consumo de forma significativa.
  • Se debe limpiar el filtro de la lavadora regularmente: funcionará mejor y ahorrará energía.
  • Se puede aprovechar el calor que proporcionan los rayos del sol para secar la ropa. Además, centrifugando se gasta mucha menos electricidad para secar la ropa que si se utiliza la secadora.